La VIRGEN del MAR



La Virgen de Nuestra Señora del Mar, fue proclamada oficialmente, en 1979, Patrona de la ciudad de Santander por el entonces Obispo, Mons. Juan Antonio del Val. La fiesta de la Virgen del Mar se celebra, siempre, el Lunes de Pentecostés; es decir, 51 días después del Domingo de Resurrección. Por ello, la jornada en el calendario, varía, anualmente, en función de cuando termine cada Semana Santa.
La imagen de la Virgen del Mar, Patrona de Santander, es una imagen de talla gótica que data de finales del siglo XIII o principios del XIV y que conserva la tradición iconoclasta del período románico.
Se trata de una figura de 55 centímetros de altura, sedente en un sitial bajo, con el Niño sentado sobre sus rodillas, en la parte central.
Una tradición cuenta que la Señora apareció flotando sobre una tabla entre las rocas de la costa, por lo que podría tratarse de una talla de una nave o “Virgen de galeón”, que así se llamaban las imágenes que llevaban los barcos. El hecho de que estas imágenes iban sujetas por un vástago al barco hace pensar, también, que la nave podría haberse hundido y el mar haber sacado a la costa la imagen.
Otra tradición cuenta que los vecinos quisieron edificar un santuario dedicado a la Señora en el lugar de Rostrío, no muy lejos de la actual ermita pero más lejos de la costa, pero que los materiales acopiados durante el día, eran devueltos misteriosamente durante la noche al lugar donde había aparecido la imagen en la isla solitaria en la que actualmente se encuentra la ermita.
La citada ermita fue fundada a finales del siglo XIV por D. Gonzalo Fernández de Pámanes, que pertenecía a uno de los seis linajes primitivos de Santander y cuyo sepulcro, del año 1400, se encuentra en el interior de la ermita. 

El Abad es el párroco de San Román de la Llanilla, perteneciente a nuestro Arciprestazgo, de quien toma su nombre de la Virgen del Mar.



Voto a la Virgen
Existe un antiquísimo Voto a cumplir por parte del Cabildo catedralicio y del Ayuntamiento de la villa en el lunes siguiente a la Pascua de Pentecostés, pero se ignora el suceso o sucesos catastróficos que dieron origen al mismo. Dicho Voto, se sigue cumpliendo en la actualidad.



Popularmente, y desde hace siglos, la imagen de la Virgen del Mar ha ejercido un extraordinario influjo en la ciudad de Santander. A su presencia acudían tripulaciones de barcos, tras las angustias sufridas en el mar. Y durante las terribles pestes que asolaron a Santander a partir del siglo XVI, queda documentada la bajada de la imagen a la villa y estancia en ella para solicitar su maternal protección contra la enfermedad.
En el año 1590 fue robada la imagen por unos piratas cuyo barco naufragó frente a Castro Urdiales y su imagen, descubierta flotando sobre las aguas del mar, fue devuelta, acompañada de una gran procesión, hasta Santander.




Desde el año 1994 hay constituida una Hermandad, con sede en San Román de la Llanilla, que es heredera de la ya existente en el año 1489. Esta Hermandad pretende ser un instrumento que ayude a mantener viva la devoción y la tradición de la Virgen del Mar.
La Virgen del Mar, con el Niño sentado sobre sus rodillas mirando al frente, es faro de la Luz de Cristo, su Hijo y su Salvador, hacia todos nosotros, “navegantes” en los “mares” de este mundo. Y, a través de ella, resuenan en nuestro corazón las palabras de María en las bodas de Caná: “Haced lo que Él os diga”, (Jn. 2,5).









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta